Plasma rico en plaquetas (PRP)

Plasma rico en plaquetas (PRP)

Es un tratamiento médico estético que estimula la regeneración celular consiguiendo una piel más luminosa y tersa.

Se suele aplicar en rostro, cuello y manos, aunque también se está utilizando en el cuero cabelludo para potenciar el crecimiento del cabello. Busca mejorar algunas patologías como manchas, acné (y sus secuelas), estrías y cicatrices.

¿En qué consiste?

Consiste en la extracción de sangre del propio paciente, luego deberá pasar por la centrífuga para separar el plasma, de este proceso surge un suero enriquecido en plaquetas y, por lo tanto en factores de crecimiento que participará de manera activa en la formación de nuevo colágeno a través de la bioestimulación. Este colágeno otorgará un rejuvenecimiento en la zona en que se aplique.

Al ser un tratamiento autólogo (se obtiene sangre del propio paciente) no conlleva riesgos de alergias ni reacciones de incompatibilidad, lo que hace que sea un procedimiento.

¿Cómo se aplica?

Antes de someterte a un tratamiento de plasma rico en plaquetas se hace una historia clínica para descartar cualquier patología.

Se aplica plasma a través de una serie de micropuntilleos, que está indicado una vez  que la piel pierde colágeno y su capacidad de regeneración celular. Puede aplicarse de forma preventiva, en pieles más jóvenes, o como tratamiento correctivo en pieles maduras.

El número de sesiones dependerán de cada paciente.