Piel normal

Piel normal

Normal es un término utilizado para referirse a una piel bien equilibrada. Es suave al tacto y su tono es uniforme, de textura suave con poros poco visibles.

La piel normal no presenta imperfecciones aparentes, y produce una cantidad adecuada de elementos que permiten mantener una buena hidratación y protegerla de bacterias. Aunque la zona T (frente, mentón y nariz) puede ser algo grasa, el sebo y la humedad globales están equilibrados y la piel no es demasiado grasa ni demasiado seca.

Para este tipo de pieles es suficiente limpiarla e hidratarla para mantener su aspecto suave y uniforme. Es raro conservar una piel de este tipo a lo largo del tiempo.

¿Cómo identificar la piel normal?

La piel normal tiene:

  • Piel con un PH equilibrado.
  • Poros finos con buena circulación sanguínea.
  • Textura aterciopelada, suave y lisa.
  • Transparencia uniforme de color rosado, fresco.
  • Ausencia de impurezas.
  • No es propensa a la sensibilidad.